BUSCADOR DE NOTICIAS DE 'MI FUERO INTERNO'

Mis seguidores

28 jun. 2009

HOLIDAYS TIME!!!...

Ya llegaron las vacaciones, y es hora de hacer maletas, coger un avión/barco y cruzar el charco.... Si alguno de ustedes está pensando en irse de viaje y no está seguro de a donde ir, les comentaré por donde he estado yo, y... ¡a ver si así se animan!


LONDRES.

La ciudad del ocio y la cultura.

He tenido la suerte de estar allí dos veces, y sin duda repetiría la experiencia. El nivel de vida allí es algo más elevado que por estos lugares, pero si sabes donde comprar, te sobrarán algunas libras para comprarte algún capricho. Por ejemplo: para comprar comida, lo mejor es o bien ir a los mercados o al supermercado Tesco; Yypara ir de compras: a parte de las millones de tiendas que encontrarás, también en los mercadillos como el de Portobello, Notting Hill encontrarás ropa de todas las e´pocas, estilos… seguro que encuentras algo acorde con tu personalidad.. A éste sitio hay que ir con bastantes horas para gastar (y algún dinerillo también), y es que allí puedes encontrar desde unos pendientes de mas de 100 años, hasta la más sofisticada tecnología. Y si tienen la oportunidad, prueben los muffins de masa de plátano y relleno de arándanos, Mmmnnnn.


También existe otro barrio, que en sí mismo es un mercadillo, Candem Town. Allí procura no quedarte con la boca abierta, porque la variedad de culturas te asombrará sin duda, así como todo su colorido. Las casas son muy divertidas ya que suelen tener relieves a conjunto con los locales, podrás ver casas con aviones estrellados, con dragones que salen de azoteas, casas con piercings… También los pubs del lugar son muy famosos, contando algunos con más años que nosotros, así que no te extrañe si de noche te encuentras con algun famoso por alguno de ellos, porque como ya he dicho, son muy populares.


¿Sitios que visitar?...

-
Madamme Tussauds. ¡Es impresionante!... ¡Cuidado al entrar en la sala del terror! Antes de entrar te avisan que por favor no 'pegues' a ningún actor... pero creedme, cuando te dan sustos de tal calibre, se te olvidan todas las advertencias...

- Harrods. El centro comercial por excelencia, ¡cuenta con su propio servicio de bomberos! Os podréis perder entre lujo y glamour y exquisiteces. La planta de mascotas (PET's) no tiene desperdicio... os daréis cuenta de que muchos animales viven mejor que nosotros mismos, sin duda...


- Hyde Park. Sitio de relax y de encuentros entre amigos y familia. Es precioso, muy bien cuidado por todos. Animales, árboles, esculturas, bandas de música, exposiciones de cuadros... todo esto y mucho más lo puedes encontrar en más de 2 km de largo... Así como mi rincón favorito, la escultura de Peter Pan, el niño que nunca quiso crecer.

-
Hamleys. Es la mayor tienda de juguetes de Londres. Tiene 6 plantas, y cada planta tiene una temática. Es como volver a ser niño (aunque suene a tópico). Desde el techo de la última planta cuelga un Superman gigantesco que da vueltas, te hiptnotizará. El centro cuenta también con una amplia colección de Barbies, donde oirás a muchas personas decir: "Ohhh... Ahhh... Ayyyyyy" además de millones de juguetes y muñecos que en la vida pensaste que pudieran existir. .


Bueno, en realidad existen millones de sitios a donde ir para comprar, visitar, comer, descansar... pero tampoco voy a hacer un examen exhaustivo, que todavía quedan muchos sitios que comentar.



PARÍS Y VERSALLES.

De vuelta al S. XVII.

A mi personalmente la ciudad de París (ciudad de los enamorados)... no me enamoró. Sería por su gente, por el ambiente, no lo sé. Pero no me quedé con las ganas de volver de nuevo.


¿Hay sitios lindos que visitar?... Claro que sí, El Arco del Triunfo, La Torre Eiffel, El Museo del Louvre (en éste mínimo estaréis un día entero) es imposible recorrerlo en un par de horas, hay demasiados siglos de arte y cultura encerrados entre esas paredes y esos cristales.


También podéis visitar el Moulin Rouge (que yo no encontré), Notre Dame, Los Campos Elíseos, El Sagrado Corazón (¡CUIDADO con la gente que intenta timaros por allí!). En cuanto a sitios donde comprar ropa y algunos caprichos... cualquier tienda que encuentres por la calle ter será útil, no recuerdo haber ido a ningún mercadillo famoso más que a unas rebajas que habian de camino al Sagrado Corazón, donde encontre ropa de diseño por 4€. Por cierto, el Carrusel que había al terminar de subir la colina, antes de subir al Sagrado Corazón, es típico de película. De hecho, en la película Amelie sale.

Sin embargo, mi desencanto con Francia no fue total... Al conocer la vieja Versalles, mi corazón dio un vuelco de 180º. Si queréis ir desde París, deberéis coger un tren, no tarda mas de 30’ creo recordar. Cuando llegues allí, la gente no te va a tratar con mucha generosidad, así que si veis malas caras, no os preocupéis, son así.

El Palacio de Versalles derrocha encanto, clase y elegancia por cada esquina, ventana o escultura. Cuando entréis por la puerta principal a lo que es el exterior del Palacio, haced estiramientos de cuello para que nos tengáis lesiones más tardes... Hay muchos rincones que observar.
IMPORTANTE, no cometáis el error de no informaros para ir, como hice yo... que fui un LUNES y es el único día que las instalaciones del palacio CIERRAN, aunque los jardines están abiertos todos los días y puedes recorrerlos sin problema y gratis. De todas maneras puedes cotillear por las ventanas del palacio, pero ciertamente, eso no va a saciar tus ansias.

Al pasar al interior del palacio, y cruzar sus túneles repletos de esculturas, pasaréis a los jardines de Palacio. Cualquier adjetivo positivo que diga sobre éstos se queda corto. Su belleza, perfección, simetría, color, aspecto... TODO, te hará sentir tan pequeñito/a... Cuesta creer que fuese por allí por donde paseaba la mismísima María Antonieta a pie... ¡Por donde mismo estás pisando, Dios mío!

Los jardines de más de 8.000 hectáreas resguardadas por un muro de 43 km te transportarán a la Versalles de entonces, donde el lujo, el dinero, las fiestas, los vestidos, los elegantes carruajes y todos los lujos innecesarios... hacían feliz a la alta sociedad del momento.

Hay un lugar que recuerdo con especial cariño... Tras observar la "pequeña" casa que se dispuso para María Antonieta (tras todos los problemas que hubo), se pasa a un pequeño jardín de flores (pequeño en principio) que ella con esmero cuidaba con su hija... Al alzar la vista de tan preciosas flores observarás la "Pequeña Venecia"... a mi parecer, Venecia es más pequeña que aquel enorme Canal. Puedes pasar horas observándolo que ni te darás cuenta. Además, si observas el final del Canal, verás una "raya" blanca... ese es el Palacio por el que al principio entramos...

¡Qué grande fue, es y será Versalles!


LISBOA.

La ciudad del Fado.

A mi parecer, no es una gran ciudad como para ir de vacaciones. Sin embargo, para una escapada de 3 o 4 días es genial. La ciudad es muy bella. Aunque hay muchos vagabundos.

La ciudad tiene mucho encanto... y mucho tráfico. ¡Los taxis sonn increíblemente baratos! Hay lugares característicos que visitar, pero tampoco hay muchos.

La Baixa es el corazón de la ciudad, y en ella está, por ejemplo, la Plaza del Mercado, una plaza bastante grande, desde la que puedes observar: tanto el río Tajo, como la alta ciudad.

En la Alfama nació el
Fado, cantos populares del lugar, donde sus letras te llegan a lo más profundo, haciéndote incluso llorar. Allí también está el Castillo San Jorge, muy bonito por cierto.

Lisboa también tiene una parte juvenil y de ocio, el Barrio Alto. En él, se encuentran los locales nocturnos más frecuentados por los jóvenes de la zona. Además cuenta con un gran comercio. No te molestes con la gente si en algún paso de peatón, a la espera de poder cruzar se te pone al lado alguien y te ofrece algo de droga... nos es que te hayan visto cara de drogadicto, es que allí le ofrecen a todo el mundo.

Y por último, el Barrio de Belém. Aunque suene extraño, por muchos monumentos famosos que haya aquí. Todo queda eclipsado con los tan aclamados pasteles de Belém (desde 1837). ¡Hay que hacer una cola...! Son buenísimos, es un pecado capital pasar por este barrio y no comprar al menos una docena!

En realidad, los pasteles de Belém no son los únicos manjares... en general, ¡todos! son increíbles. En ningún otro sitio he probado yo unos dulces y unos bollos con tanto sabor. Mi favorito: el salame (no aptos para anti-chocolateros) donde más baratos los venden es en el Aeropuerto, ¡y están buenísimos!


Dos curiosidades.

1/ Coger uno de los tranvías es toda una experiencia... te trasladas a los 70s en un abrir y cerrar de ojos.

2/ Las casas y edificios de todo Portugal están cubiertas por azulejos típicos de allí. Son preciosos, sólo se puede admirar el arte que tienen.






(Mañana continuaré con Roma, Venecia, Milán, Florencia y Turquía)


No hay comentarios: